En Familia / manualidades

¡Hagamos un teléfono de vaso reciclado!

En verano, resulta difícil entretener a nuestros hijos. Es la época en que les sobra tiempo y no saben cómo gastarlo. Para ayudarlos, podemos proponerles entretenidas manualidades niños, que los mantendrán divertidos y los desconectarán de la tecnología, incitándolos a usar su creatividad. Incluso podemos ayudarlos a realizarlas, compartiendo tiempo de calidad en familia:

Teléfono de vaso

El teléfono hecho con un par de vasos es una de las más clásicas manualidades niños y es probable que muchos nos hayamos divertido con él en nuestra infancia. Para revivir este nostálgico juguete (que además enseñará a tus hijos algo de ciencia), necesitaremos pocos materiales y muchas ganas:

Materiales:

  • 2 vasos de plástico o cartón
  • 1 cuerda fina o lana
  • Aguja

Paso a paso:

  1. Para comenzar con esta actividad, debemos usar la aguja (gruesa) para crear pequeños agujeros al fondo de cada vaso. Por allí pasaremos la cuerda fina o la lana, según lo que tengamos a mano. Nos aseguraremos de dejarlo bien tirante y enlazaremos con el otro vaso.
  2. Para unir los extremos de la lana o cuerda al vaso respectivo, haremos un nudo firme y grueso, de modo que al tirarlo no pase por el agujero. Sólo entonces, nuestro teléfono de vaso estará listo para ser utilizado. Dale un vaso a tu hijo y mantén el otro en tu mano, alejándose ambos tanto como la cuerda permita. Luego, hablen a través del vaso y notarán cómo la voz se recibe en forma perfecta.

¿Por qué es una actividad educativa?

Porque al hablar emitimos ondas sonoras, las que viajan a través de la cuerda y son recibidas en el vaso nítidamente al hacer vibrar el fondo. Realizar este tipo de actividades, les ayudará a tener conocimientos relacionados a las ciencias desde muy pequeños y podría ser un gran aliciente al desarrollar su etapa escolar.

Como ves, puedes usar las manualidades niños para enseñar ciencia en forma entretenida a tus hijos y pasar juntos una tarde agradable. ¿Te animas?